Mantente Conectado

Opinión

Opinión | Don Pedro Rafael Contreras Galvis

Publicado

el

- photo1700594928

Verdaderamente me encantaría en este momento ser filólogo, dramaturgo y escritor, para poder escribir estas líneas de despedida a un ser humano de la categoría de este venezolano ilustre, andino de nacimiento, de un pueblo muy querido del Estado Tachira de mi País, Seboruco, al lado de la Grita , ciudad donde estudié mi bachillerato, pero lo que escribo sale de un corazón agradecido.

Usted mi Coronel fue un hombre bendecido por Dios. Es que Dios bendice a los justos, a quienes cumplen su palabra y unge a los de buen corazón, sus padres, Victoriano y Gregoriana, trajeron a este mundo dieciséis hijos y usted por vocación escogió la carrera de las armas, donde pudo conocer a su amado y querido suegro, su jefe, su superior, hasta llegar a ser su mejor amigo y el abuelo de sus diez hijos.

Que Bendición tan grande el haber formado una Familia tan bella y numerosa al lado de su amada esposa Doña Ana Josefina Monsalve Planchart, ustedes juntos serán siempre un ejemplo y un referente a seguir, unidos en matrimonio sesenta y ocho años. Que ejemplo de amor, de familia de formación de hogar, de valores de principios que evidentemente dieron sus frutos. Es un honor poder escribir de usted y quien quiera saber más entonces que vea sus obras “Por sus obras lo conocereis” dice la palabra. Que tristeza tan grande su partida, que dolor tan profundo. Se me hacen incontenibles las lágrimas, pero nos deja una esperanza, no sólo la de volvernos a encontrar en la resurrección de los muertos, sino ese grato sabor que se siente al recordar a un hombre de su taye. Usted llenó de amor y bendiciones a muchísima gente, comenzando por su esposa, sus hijo, nietos y bisnietos. Todos podemos expresar lo honrados y felices que nos sentimos el haber tenido entre nosotros a un hombre como usted ¡Que Bendición tan Grande! Y en mi caso y, el de cada uno de sus yernos, nos sentimos muy orgullosos del suegro que tuvimos de haber sido parte de su vida, de ese trato afectuoso, cariñoso, respetuoso con ese amor de padre bueno con el que nos trató. ¡Que privilegio tan grande!

Advertisement

Usted tuvo un hogar alegre, tan alegre que dudo pueda ser olvidado por muchas generaciones, una casa de puertas abiertas, tantos momentos , tantas celebraciones. Muy pronto en la feria de San Sebastián en la Plaza de toros se sentirá su ausencia y se recordarán esos encuentros con gente venida de todo el país. Tantas anécdotas para recordar, claro, casi un siglo de existencia, con una conducta ejemplar, nos deja un gran reto a las generaciones futuras, es evidente que a cada quien les dejó las herramientas, con esa dedicación de Padre. Sus palabras formadoras, su ejemplo, ese gran ejemplo que está a la vista en todos sus hijos e hijas, profesionales y con una formación moral de incalculable valor. Dicen que el alumno supera al profesor, en este caso nos lo dejó cuesta arriba…

Don Pedro sabemos sin duda que usted ya está en la Gloria de Dios, pero todos unidos estaremos en oración para desear su descanso eterno y le reitero la esperanza de volvernos a encontrar en la vida del mundo futuro. Agradezco a Dios por haberme cruzado en mi vida con un hombre como usted y llegar a ser su yerno, ese reflejo suyo lo siento en mi hogar. Puedo decir con orgullo que gozo de un hogar lleno de amor, de valores, de virtudes y principios, producto de la enseñanza de los suegros que me regaló la vida, siéntase muy orgulloso allá donde esté de lo que dejó, Dios sabe que es así!Lamento muchísimo su muerte física y su partida, lo acepto como ciclo de vida, también lamento que escritores como Romulo Gallegos y el Gabo ya no estén entre nosotro , pero les dejo a las nuevas generaciones de escritores este título para un nuevo libro , quizá el título les parecerá controvertido hasta que se adentren al corazón y esencia de la lectura y descubran el mensaje principal , este acrónico elegido por usted para darle nombre a lo que fué su vida, que sigla tan grande:

“EL PECON”

Advertisement

El honor, la grandeza, el privilegio, la bendición de haber tenido entre nosotros a un grande y maravilloso ser humano, inolvidable y amado, lleno de virtudes humanas , representación del hombre trabajador , visionario , prudente, decente , ético, honesto, firme en sus decisiones, hombre de palabra , de obras y acción. Que en Paz descanse mi viejo, sí, como dijo el poeta Piero: Viejo mi querido Viejo!

Pedro Contreras

Tu hija: Ibelice Del Rosario Contreras Monsalve
Tu nieto: Eddie Alberto Ramírez Contreras
Tu yerno: Este humilde soldado que siempre estará orgulloso de usted mi Coronel.

Advertisement

– Gral. Eddie José Ramírez Moyeda.

Madrid 16 de noviembre del 2023

Advertisement
Continuar Leyendo
Haz clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Últimos días del libertador en 1830.

Publicado

el

- 609a879b41440

A propósito del deceso de Simón Bolívar en 1830, en el primer boletín del Dr Alejandro Próspero Reverend, último médico que atendió la salud del “Padre de la Patria”¹ Podemos apreciar en ese diario el estado crítico de salud en que se encontraba Bolívar el 1 de diciembre de 1830, Reverend lo recibe en Santa Marta venía el libertador de Sabanilla “(…)a las siete y media de la noche…, Habiendo venido a tierra en una silla de brazos, por no poder caminar, le encontré en el estado siguiente: cuerpo muy flaco y extenuado. La voz ronca, una tos profunda con esputos viscosos y de color verdoso(…)”² En este primer registro del Dr Reverend podemos apreciar que comenzaba la lucha entre su vida y la muerte.

Un pequeño respiro de alivio.

En el boletín número 7 del Dr Reverend, expresa que Bolívar tiene un pequeño alivio de su terrible lucha contra la enfermedad que le hacía estragos y afligía su condición física, “S.E pasó una buena noche y el día contento, alabando mucho la mudanza de temperamento, o más bien de hallarse en el campo. El pulso permaneció siempre regular, y observe poca cantidad de esputos. Además de la medicina ya indicadas, tomo un baño emoliente tibio, y no tuvo novedad. Es el mejor día que ha tenido S.E después de su llegada.”³

Advertisement

Reconoce que está perdiendo su batalla final.

Para el día 10 de diciembre, el hombre de las dificultades el luchador acérrimo de la libertad, reconoce que está dando su batalla final, y comienza a despedirse antes de llegar al sepulcro, se ve resignado y prácticamente obligado hacer su última proclama que según el Dr Reverend “Apenas pudo llegar a la mitad, su conmoción no le permitió continuar”⁴ Allí se dirige a todos los pueblos de “Colombia” expresando su más grande amor por la libertad, el perdón a sus enemigos y pidiendo la unidad para sostener la patria grande, que tanto esmero y sacrificios les costó a los paladines patriotas leales a su causa, para su consolidación. Aquel hombre que había sacrificado todo por la felicidad de su patria, esos últimos días se encontraba destrozado por todo los males que le acontecía al proyecto de la gran Colombia y a su cuerpo, y lo podemos corroborar cuando expresa en su testamento, en la novena petición “Ordeno que los papeles que se hallan en poder del señor Pavageau, se quemen.”⁵ El final de esos últimos días, fue incalculable su dolor y sufrimiento, porque pidio que todos sus documentos políticos, sus ideas, discursos y proclamas desaparecieran entre nosotros, cosa que afortunadamente no paso, siendo así violado su mandato el cual solicito antes de expirar del mundo terrenal, lo que nos ha permitido a todos nosotros conocer mucho más del sol de América.

La última carta que escribe.

Advertisement

Simón a pesar de que había reconocido, que perdería la batalla final no dejaba de pensar en el proyecto de la gran Colombia. Todavía luchaba de alguna forma por tratar de sostenerla y para ello escribe una carta al General Justo Briceño el 11 de diciembre de 1830, allí en la misiva rogaba para que cesarán los conflictos y hubiera reconciliación, también deseaba la unión y el orden. El día siguiente llega a la hacienda San Pedro Alejandrino donde se encontraba Bolívar, su amigo Perú De La Croix quien lo ayudo a escribir el “Diario de Bucaramanga” y le encontraba en un “estado cruel y peligroso de enfermedad”⁶ Lo acompañó hasta el día 16 de diciembre y le escribe una carta a Manuelita Sáenz para explicarle que el libertador estaba en un estado de agonía que hacía llorar a todos sus amigos que lo rodeaban, prácticamente en brazos de la muerte, entonces nos es verdad lo que se dice de que Bolívar murió sólo, lo acompañaba más de una decena de amigos leales a su causa y proyecto político. llegará el día funesto, el 17 de diciembre donde el Libertador dejo de respirar, fue el último suspiro del ilustre y más sobresaliente paladín de la causa independentista, fue un día de luto para toda la patria, y toda Colombia lloro la perdida inmensa que tuvo la Republica, el General Ignacio Luque exclamó: “Ya murió el sol de Colombia”⁷

Ironías de la vida.

Quien se imaginaría, el libertador de los pueblos de América Latina y presidente de la gran Colombia, el que entrego prácticamente todo y su vida por la causa emancipadora, que sus últimos votos fueran escuchado por un humilde sacerdote acompañado de indígenas de Santa Marta que llegaron a pies a la finca, y fuera el que le administra los sacramentos, y además fuese enterrado en su momento sin los honores que le correspondía.

Advertisement

Pero que ironías de la vida para el libertador, porque sería el 16 de diciembre de 1842, que entrará a Caracas su osamenta, por diligencias de Páez, paladín convertido en un oligarca que lo traicionó participando en la cosiata, movimiento que desmembró la gran Colombia.

Hace 180 años, los restos de el libertador fueron trasladados en una extraordinaria procesión, que pernocto en la iglesia de la Santísima Trinidad (hoy Panteón Nacional).

El pueblo de Caracas y de algunas regiones del país acompañaron al “Padre de la Patria” detrás del gran carruaje construido en París; todas las calles, casas y ciudadanos mostraban riguroso luto; la gran parada militar la comandó el siempre leal general Rafael Urdaneta, con su uniforme de gala y el sable que le regaló Bolívar.

Advertisement

El 13 de diciembre, estaban los restos del libertador frente a la Guaira, esperando varias embarcaciones nacionales y extranjeras con sus banderas a media asta, para agregarse al gran cortejo naval.

El día 15 de diciembre fue bajado a tierra el ataúd, el general Juan Uslar, llegó de Valencia, portando el uniforme con el que combatió al lado de Bolívar, cuyos restos pernoctaron en la iglesia de ese puerto.

1. Termino acuñado por Luis Perú De La Croix en carta a Manuelita Sáenz del 12 al 16 de diciembre de 1830.
2. Bolívar el libro del 1830-1980 sesquicentenario pág 18
3. Ibem pág 21
4. Ibem pág 42
5. Ibem pág 6
6. Ibem pág 33
7. Ibem pág 47

Advertisement

Cortesía

Continuar Leyendo

PORTADA DEL DÍA

LAS CAMATAGUAS DE MARIO SOSA

FAMOSA FM

CREACIONES LUCIA

HOTEL IRPINIA

INSEMAT