in ,

Incertidumbre por la llegada de Farmatodo a Carora

Mario Sosa / Fotos: MJSS

Obreros que esperan el inicio de la obra de Farmatodo en Carora, se apostaron en las afueras de los establecimientos ubicados en el Centro Comercial Pedro León Torres, para pedir a los inquilinos que mantienen actividad comercial terminen de desalojar dichos espacios que darán paso a la nueva sede de la cadena de droguería.

Por más de cinco meses, los obreros han mantenido una asistencia diaria a la espera del arranque de la obra que generará empleos directos e indirectos para el municipio, indicaron los presentes.

La secretaria ejecutiva de la construcción en el estado Lara, Elizabeth Vásquez, indicó que es una protesta pacífica ante los seis establecimientos que quedan en el centro comercial. Farmatodo es progreso para Carora, pero en tanto estos negocios se tarden en desalojar, los directivos de la cadena farmacéutica podrían ubicar esta nueva tienda en otro municipio”, justificó.

“El desempleo en Torres es muy alto. Dichos obreros tienen la esperanza de trabajo y esperan que los dueños de estos negocios recapaciten. Al parecer, hacen caso omiso a la entrega de los respectivos locales, porque estarían esperando una indemnización en vista de que los amparan un contrato aún vigente. Se han negado a conversar, de manera que se mantendrán protestando”, dijo Vásquez.

Israel Madrid agregó que son al menos 350 personas con la esperanza de trabajo que vienen semanalmente y solo se espera que los comerciantes terminen de desalojar para que inicien la obra.

Una comisión de Policía del estado Lara hizo acto de presencia para mediar con los protestante, ante quienes expusieron la situación que está generando incertidumbre y temen que la obra se vaya del municipio Torres.

LA OTRA CARA DE LA MONEDA

El Diario El Caroreño se dirigió hacia los establecimientos que se encuentran activos en dicho centro comercial que albergará a la cadena de droguería.

Entre los comercios señalados por los trabajadores que esperan la obra, se encuentran una panadería, una tienda de telefonía móvil, una zapatería, un comercio de origen asiático, una venta de artículos de tecnología y otra de venta de accesorios para celulares.

La actividad comercial de estos negocios en dicho centro comercial, data de entre los 17 y 70 años.

Ante la situación de protesta, algunos de los representantes de dichos establecimientos destacaron que no han tenido conversación alguna con la inmobiliaria o representantes de Farmatado para una negociación, mientras que otros están en dicho proceso.

Aseguran que celebran la llegada de este tipo de empresas a la ciudad para el crecimiento y desarrollo de la misma, pero también debe haber información directa con quienes por años han trabajado en dichos establecimientos. Pero muchos de los que protestan se han dejado llevar por cuentos de camino y chismes.

Los dueños de estos comercios ubicados en dicho centro comercial, no se niegan a entregarlos, pero debe entenderse que la reubicación de sus negocios conlleva una serie de elementos como inversión, mudanza y la garantía que en el lugar que a futuro estarán cumpla con los ingresos que les generen donde por años han estado ubicados.

Trabajadores del sector eléctrico en Torres viven bajo amenaza y persecución

Fedecámaras propone que los ciudadanos sean el centro de la recuperación económica