in ,

Comercio en picada

Texto: Yóselin Álvarez
Foto: Mariángel Castro

Durante el tercer día de cuarentena nacional decretado por el Presidente Nicolás Maduro, los comerciantes caroreños que no son expendios de comida, han comenzado a notar las bajas en sus ventas. La mayoría de los propietarios han decidido mantener su santamarías abiertas solo hasta las horas del mediodía, debido a que la afluencia de los compradores se ha reducido en un 50%.

Por ello las horas de labor han sido comprimidas, debido a la contingencia nacional que afecta tanto comerciantes como clientela que debe priorizar entre la compra de alimentos para paliar la situación u otros productos.

Ventas de repuestos para vehículos, perfumerías, ventas de ropa, heladerías, decoraciones, entre otras manejan este horario. Así mismo han tomado sus previsiones para proteger a sus trabajadores en cuanto al uso del tapa bocas y gel antibacterial.

Entre tanto las farmacias de la ciudad han implementado la colocación de gel antibacterial a las personas antes de entrar a realizar su compra, como medida de prevención ante la pandemia existente y exigiendo al consumidor la utilización del tapa bocas.

Compras de pánico

Por otro lado en conversación con los encargados de farmacias manifestaron que en los tres últimos días las ventas de medicamentos han aumentado como respuesta a la preocupación de que estos se escaseen.

Indicaron que los más buscados por las personas son el acetaminofén de adulto y de uso pediátrico, así como los hipertensivos y los del tratamiento para la diabetes.

Aumentan a 42 los casos de coronavirus en Venezuela

Danny Lameda informó balance sobre situación del agua en Carora