in ,

En las calles de la parte alta reina el hampa

La delincuencia está haciendo estragos en la parte alta de la ciudad, cuyos vecinos piden la presencia de los cuerpos policiales para las rondas correspondientes, ya que indican que se encuentran azotados por los tantos robos registrados en la zona.

Para la noche de este jueves alrededor de las 8:00 de la noche en la calle Mérida los amigos de lo ajeno volvieron hacer de las suyas aprovechando el ambiente de lluvia y la soledad de la calle para llevar a cabo sus fechorías.

Pero con o sin lluvia, los robos se están registrando de manera recurrente ya que en otras calle de la zona alta de la ciudad también han presentando situaciones similares, e incluso, han ingresado a las viviendas.

En otras oportunidades las acciones delincuenciales son a plena luz del día cuando malhechores han mostrado su rostro a personas que transitan a la hora del mediodía cuando muchas de las calles que conforman la zona alta se encuentran solitarias, siendo interceptados por motorizados quienes a punta de armas de fuego los despojan de sus pertenencias.

Vecinos se encuentran preocupados y reiteran el exhorto a las autoridades para que la presencia policial sea mayor, expresando que solo se ven cuidando colas de las estaciones de servicio “para cobrar en las colas VIP o haciendo de escoltas a los comerciantes de origen asiático y árabe, dejando de cumplir su rol de brindarla la seguridad a los ciudadanos”.

Vale destacar que el año pasado los vecinos de la Zona Colonial estuvieron a pan y agua de los rateros siendo atacados en varias oportunidades aprovechándose de la oscurana al momento de la aplicación del Plan de Administración de Carga, donde las viviendas les violentaban las rejas y supuestos sujetos preguntando direcciones serían los responsables de indicar a los delincuentes de las casas que se encontraban solas o con facilidad para poder perpetrar el robo, entre ellas estuvo la escuela Juancho Querales.

INACCESIBLE AL BOLSILLO: Precio de la carne se disparó en más de un 50 %

Cardenales fuerza el séptimo y decisivo juego de la final